También puede seguirme en Twitter:

También puede seguirme en Twitter:

@Enmundos, para ser el primero en enterarte de la nuevas publicaciones. Y escribirme a mi correo www.viajaamundosparaleos@gmail.com



miércoles, 14 de agosto de 2013

Su santuario...su refugio

Tumbado en la cama, intenta relajarse. Último partido, el definitivo, el que puede cambiarlo todo… Se incorpora y se viste, pensando una y otra vez en todos y cada uno de los consejos de su entrenador. Debe concentrarse. La concentración es clave, da lo mismo el deporte. Dobla su equipación roja y la guarda en la mochila junto con las deportivas. Se la cuelga al hombro, coge el móvil y el mp5 del escritorio y sale de la habitación. Su padre le espera en la puerta paciente. -¿Estás listo? -Si, vamos. Ambos salen de la casa y se montan en el coche. Apaga el móvil, nadie puede molestarle ahora, no es el momento. Lo guarda en la mochila. Se pone los cascos, música a tope. Su padre le observa mientras espera a que el semáforo se ponga en verde. Está concentrado, sabe que no debe molestarle. Es su momento, lo respeta y sigue conduciendo en silencio. En su cabeza se agolpan las numerosas frases que tantas veces les ha gritado el entrenador: “¡Todo el equipo sois un solo hombre!, ¡¿Entendido?!”. “Todos los jugadores sois igual de importantes! , ¡sois un equipo!, ¡un EQUIPO!”. “¡Ir paso a paso, es la única manera de conseguirlo!, ¡pensar en vuestro objetivo y concentraros en conseguirlo! “Sois buenos, pero seréis mejores si jugáis juntos.” “Centraros en el balón…” “¡Un buen tirador se hace con buena técnica, pero sobre todo con la repetición!” “¡Si os caéis os volvéis a levantar! “¡EQUIPO, EQUIPO, EQUIPO!” Su padre interrumpe sus pensamientos, acaban de llegar. Entra en los vestuarios y saluda a sus compañeros. Todos están igual de concentrados. Saca la equipación absorto en sus pensamientos. Se mira en el espejo orgulloso de representar esos colores, y dispuesto a darlo todo por ellos. -¿Estás listo, número ocho?-Su compañero le sonríe y le aprieta el hombro. Asiente y sonríe.-Pues vamos capi, es hora de salir a estirar. Todo el equipo sale a la cancha, la gente está en las gradas. Su padre y su madre aplauden sentados en las gradas. Su hermano y su novia, gritan y aplauden riendo. Sonríe, agradecido por el apoyo. La gente agita carteles dando ánimos a su equipo o al contrario. El pabellón está lleno, un subidón de adrenalina le invade por completo. Deseoso de jugar. Corren, estiran, encestan multitud de veces. Y llega el momento, el entrenador los reúne a todos. “¡Vamos equipo! ¡A por todas!” Los jugadores se colocan, jugadores preparados para jugar sin límite. Jugadores cuyo refugio, cuyo santuario es el Baloncesto…

6 comentarios:

  1. Buaaah me ha enamorado!!! te quieeero23

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que a mi inspiración le guste ;)
      Te quieroo23


      Eliminar
  2. Enhorabuena Paula. No dejes de escribir y expresarte así.

    PD: Tienes que ser una chica brutal para tener a la joya que es tu chico. Cuidaros mutuamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, muchas gracias. Seguiré escribiendo y expresándome así.
      Y si, nos cuidaremos ;) Un beso.

      Eliminar
  3. Paula, genial! Enhorabuena. Cada relato que leo me encanta. Sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchísimas gracias. Seguiré así ;)
      Un beso.

      Eliminar