También puede seguirme en Twitter:

También puede seguirme en Twitter:

@Enmundos, para ser el primero en enterarte de la nuevas publicaciones. Y escribirme a mi correo www.viajaamundosparaleos@gmail.com



miércoles, 16 de octubre de 2013

Parte 2 capítulo 2

La ambulancia ha llegado y los médicos entran en la casa con la camilla y un enorme botiquín. Elena sentada en el sofá esconde su cara tras las manos reprimiendo las ganas de llorar. Pablo la abraza intentado consolarla, sin dejar de mirar a Marta que pasea temblorosa por el pasillo mientras habla con su madre por teléfono. Javier se asoma en la puerta del baño con lágrimas en los ojos. Tiene miedo de perderla. Las lágrimas caen. La vecina de Daniela habla con un policía, ninguno sabe qué es lo que ha pasado. Pero se lo pueden imaginar. Una simple caída mientras se arreglaba para salir. Un simple resbalón que ahora estremece a todos… -El golpe no ha sido tan traumático, no sabemos muy bien por qué ha estado tanto tiempo inconsciente. -¿Ha estado? ¿Se ha despertado?- Marga respira profundamente aliviada- ¿Puedo verla? -Lo siento, pero tendrá que esperar un poco más- el doctor le agarra delicadamente del brazo y la dirige a la sala de espera. La mujer accede y se sienta en una de las incómodas butacas blancas. -Por favor, quiero ver a mi hija. Todavía no la he visto desde que llegué al hospital. Necesito verla. El doctor hace una mueca compasiva y le promete que así será. Intenta no moverse, su cuerpo pesa demasiado. Siente como si cada músculo estuviera hecho de plomo. Mueve lentamente los dedos, levantándolos a penas un centímetro del colchón. Abre los ojos de nuevo, la luz vuelve a molestarle, produciéndole un fuerte dolor de cabeza. Parpadea en un intento de adaptarse a la luz del so que entra por la ventana. Contempla cada rincón del cuarto en silencio. Aparatos médicos rodean la cama, un gotero se une a su mano y el silencio solo es interrumpido por el pitido al compás de sus latidos. Imágenes confusas se agolpan en su mente, entonces recuerda a su amiga, Raquel… “¿Dónde está?”, “¡Ha intentado matarme!”. Se incorpora demasiado rápido la aguja del gotero le hace daño y la estancia comienza a dar vueltas, cierra los ojos de nuevo para abrirlos una vez más. Está aquí, su sonrisa malévola le produce un fuerte estremecimiento y no puede evitar gritar hasta hacerse daño en lo más profundo de su garganta. La puerta de la habitación se abre a gran velocidad, tras ella entra corriendo la enfermera preocupada. Su paciente está despierta e incorporada en la cama, podría sentir su nerviosismo a kilómetros y los pitidos acelerados inundan cada rincón de la sala. Se acerca a Daniela e intenta calmarla. La chica hace caso y vuelve a tumbarse, sin poder apartar de su mente la imagen de su amiga, la imagen de un fantasma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario