También puede seguirme en Twitter:

También puede seguirme en Twitter:

@Enmundos, para ser el primero en enterarte de la nuevas publicaciones. Y escribirme a mi correo www.viajaamundosparaleos@gmail.com



domingo, 9 de marzo de 2014

Enfrentarse a los miedos.



Se mira en el espejo y es como si le faltara algo. Sonríe a su reflejo, a sabiendas de que no es más que una fachada, una forma de protegerse de la vida de acelerada madurez que ha sufrido. Tiene miedo, a que le hagan daño, a defraudar a la gente que realmente aprecia, a hacerles daño a ellos. Tiene miedo a sus sentimientos, a no ser capaz de expresarlos por culpa de las dichosas inseguridades, por esos pasos atrás cada vez que siente que algo bueno se acerca y piensa en lo que pueda pasar después. ¿Y si no funciona? ¿Y si no valgo para esto? ¿Y si no me lo merezco? Se olvida de mirar el presente y no pensar tanto en el futuro. Si, es cierto resulta difícil olvidar un pasado duro, sentir como te falta alguien importante a tu lado a veces. Puede que el pasado no lo pueda cambiar, pero el futuro si está en su mano. Pero para ello tiene que pensar menos en el mañana y centrarse más en el ahora. Vivir la vida, cometer fallos y aprender de ellos. Un gran paso para llegar a la felicidad.
Un pitido le avisa de que tiene un mensaje nuevo, coge el móvil del lavabo y lee. Es él, aquel que le hace sonreír tras la pantalla de su móvil y sentirse especial. Pero ¿y si él no siente lo mismo? ¿Y si lo siente pero le falla? No quiere fallar a  alguien a quien quiere.
Pero siente que si da un paso más, tropezará y no será capaz de levantarse, y lo que más teme es que alguien caiga con ella.
Mira su foto de perfil sin poder evitar una sonrisa, ¿cómo ha conseguido enamorarse de esa manera? ¿Realmente es amor? ¿Merece la pena intentarlo?
Alguien llama al timbre, sale del cuarto de baño y apaga la luz.
Abre la puerta y su amiga le da dos besos.
-¿Qué tal?
Sonríe a su amiga intentado disimular su dudas, ha aprendido a hacerlo desde pequeña.
-¿Seguro?
-Si, ¿por qué lo dices?- parece que no ha funcionado, se hecha a reír en un último intento a la desesperada.
-Dímelo, venga.- su amiga la ha descubierto. Ya no hay vuelta atrás, suspira.
-Tengo dudas no se que hacer, tengo tantas ganas de decir lo que siento. Pero me da miedo que me diga que si. Porque si me dice que si y después la cago ¿qué?
-¿Por qué vas a cagarla? Es una tremenda estupidez, eres increíble y si, es cierto que todos la cagamos a veces pero las cosas se hablan, se arreglan. Y si lo quieres sabrás tratarlo, porque estamos hechos para hacer el bien no el mal, aunque a veces no lo parezca. Vas a llamarlo ahora mismo vas ha hablar con él y confesarle lo que sientes. Porque te mereces tener a alguien que te haga reír cada día, como lo hace él. Necesitas a alguien que te abrace cuando te sientes mal y te haga sentir  especial. A si que coge el móvil y habla con él.
Cierra los ojos y decide hacer caso a su amiga lo que dice es cierto, tiene mucho miedo pero la mejor forma de afrontarlo es haciendo frente a sus miedos. Marca el número es espera.

Dos meses más tarde…

El tiempo pasa y las cosas cambian,  y solo hace falta tiempo, ganas y valor para hacer los  sueños realidad. Pasean por el parque abrazados  bajo el sol del atardecer. La gente pasea en bici, o corre a su alrededor. Los niños juegan a la pelota y ríen felices. Pero ella también, y esta vez de verdad. A veces hay que ser valiente. Enfrentarte a tus miedos y lanzarte, porque la gran parte de las veces, alguien estará ahí, y no necesariamente quien piensas , pero siempre habrá alguien allí, para darte la mano y continuar el camino juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario