También puede seguirme en Twitter:

También puede seguirme en Twitter:

@Enmundos, para ser el primero en enterarte de la nuevas publicaciones. Y escribirme a mi correo www.viajaamundosparaleos@gmail.com



domingo, 9 de marzo de 2014

Un sueño Azul





Quela  entra en su cafetería preferida donde ha quedado con sus amigas, esta realmente contenta. Acaba de terminar el último libro de su autor favorito y no puede evitar sonreír al recordar la historia. Pide un café mientras espera a sus amigas.
Mira la hora en su móvil, lo deja sobre la mesa y observa a la gente pasar desde la ventana, un sol radiante inunda las calles aún mojadas por la lluvia del día anterior.
Le llama la atención un hombre con gorra y camisa vaquera que cruza la calle hacía la cafetería en la que se encuentra. ¿A quién le recuerda? Le resulta realmente conocido. Tras el aparecen sus amigas corriendo y saludándola desde la calle, las doce chicas le sacan una sonrisa y entran juntas en el local. Quela mueve su café tras echarle azúcar y  bebe un sorbo antes de levantarse para dar dos besos a sus amigas.
-¿Has visto quién ha entrado delante nuestro?
-¿Quién?- la chica se asoma tras el cuerpo de una de de ellas y contempla al hombre de la gorra sacar su portátil de la mochila y cae en la cuenta- Es ¡Blue Jeans!- Grita su nombre silenciado  suavemente por sus amigas que le tapan rápidamente la boca.
-¡Shh, no hace falta que grites!
-Pero es que  tengo su libro en la mochila, quiero que me lo firme.
-Pero si tienes sus otros libros firmados. Tampoco  es plan de agobiarle. Es discreto y está tan tranquilo ahí sentado.
-Ya pero es que…
-No, ahora no. Además está con su portátil. Puede que esté escribiendo.
El camarero llega a la mesa de las chicas y toma nota ajeno al tema de conversación de las jóvenes.
-Vale bueno, lo dejamos. Pero porque ya tengo otros libros firmados, que sino…
-Muy bien.-su amiga le da un beso en la mejilla y saca su móvil distraída.
Entra en la cuenta de Twitter que tienen todas juntas y comienza a leer.
El camarero vuelve y deja los refrescos de las chicas y la cuenta.
-Chicas, escuchad. Va a conocer hoy a Shakira.
-¿Quién?
La chica levanta la cabeza hacia la mesa en la que el hombre sigue escribiendo en su portátil y todas abren la boca a la vez.
-¿Cómo lo sabes?
-Lo pone aquí, mirad.-Acerca el móvil a sus amigas y todas leen en silencio.
-Chicas, quiero conocerla. Por lo menos verla de cerca. ¿No os gustaría?- Quela sonríe ante la idea.
-Si, pero eso es prácticamente imposible y lo sabes.
-Lo se.- la chica agacha la cabeza y vuelve a beber de su café.
-Una cosa, dice que hoy va a conocerla. ¿Y si la va a conocer después? Son las seis de la tarde, podríamos esperar a que se vaya, a ver a donde va.
-¿Propones que le espiemos?-dicen todas al unísono.
-Bueno, no exactamente, solo que andemos tras él a una distancia segura, para ver si a donde se dirige es donde está Shakira. En algún momento tendrá que salir de allí y podremos verla.
Todas se miran perplejas ante la idea de su amiga. ¿Por qué no? ¿Qué tienen que perder?
Quela se entusiasma y comienza a sentir un tremendo hormigueo en su estómago. Como la vea de lejos correrá a hacerse una foto lo tiene muy claro, siempre ha soñado con conocerla y si además su escritor favorito esta cerca, todavía mejor.
De repente el hombre se levanta y comienza a recoger sus cosas.
Al percatarse de ello todas comienzan a beber apresuradas y sacan de sus monederos el dinero para pagar. Intentan ser discretas, pero más de una se pone nerviosa y actúa torpemente. Esperan a que el escritor pague y salga del local. Deciden dejarle un poco de ventaja y tras verlo cruzar la calle desde la ventana cogen sus cosas y salen corriendo de allí. Cruzan la calle y doblan la esquina.  El hombre camina y mira su reloj. Todas se miran, una mirada de complicidad. Continúan caminando.
El escritor llega  a la puerta de un gran hotel y saluda al botones. Entra y las chicas esperan fuera.
-¿Y ahora qué?
-No lo sé, supongo que esperar ¿no?
-Supongo.- Las chicas se aproximan un poco más curiosas y esperan ansiosas.

El escritor se sienta en un cómodo sofá de terciopelo cercano a la puerta, sonríe al ver a las chicas que llevan persiguiéndoles a lo largo de la tarde. Le suenan bastante, seguro que las ha visto antes, se habrá hecho una foto con ellas y les habrá firmado alguno de sus libros. Pero resulta complicado acordarse de cada cara sonriente que le saluda y le pide un autógrafo. Es muy gratificante, sentir el gran apoyo de sus fans.
Las chicas siguen mirando de vez en cuando hacia las puertas del hotel, pero no pueden verle.
Saben a quien está esperando, habrán visto su última publicación. Y serán fans de la cantante. Pero lo que ellas no saben es que la cantante no entrará por la misma puerta que él, como motivo de discreción. Las ve sentadas en un banco nerviosas y no puede evitar pensar como ayudarlas a conocer a la cantante de pelo rubio que está a punto de presentarse.
El escritor se acerca al mostrador del hotel y pregunta sobre la hora a la que tienen previsto que llegue la cantante. No tardará.
Corre fuera del hotel casi sin pensar y se acerca a las chicas.
Las trece jóvenes abren mucho los ojos estupefactas, está ahí delante suyo…
-Hola chicas, supongo que ya me conocéis.- todas asienten con la boca abierta.-Muy bien, supongo que queréis conocer a Shakira ¿verdad?
Ninguna es capaz de hablar y apenas asienten de nuevo con la cabeza.
-Muy bien, eso es un si. A si que seguirme.- El escritor se quita su gorra, sonriente y entra seguido de sus fans que ahora si murmullan y sonríen a su espalda.

A Quela le tiemblan las manos y las piernas. Va a conocer a Shakira y todo gracias a Blue Jeans ¿Puede pedirse más?  Suben las escaleras agarradas de la mano. Las puertas se abren, y ahí está, una joven de pelo rubio, esperando sonriente.

Al entrar en la cafetería  Quela no pensó en ningún momento lo que podía pasar, jamás se le hubiera pasado por la cabeza algo así. Lo había soñado tantas veces y ahora era un sueño hecho realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario